miércoles, 28 de abril de 2010

viernes, 11 de julio de 2008

El Problema del Aprendizaje de las Ciencias


Hace unas semanas que realizamos el primer Taller de apoyo a la Comprensión del Medio Natural en la UTEM por parte del Centro de Alumnos de Pedagogía. Entre las situaciones que se abordaron surgió el tema de la falta de interés por la ciencia en si.

A este respecto me da la impresión que el problema ya no es la literatura o el acceso a la misma, ya que con la WEB se amplio claramente este tema. Más bien es simplemente que al parecer ya nadie quiere pensar...

Cuando se cree que ya no hay nada que investigar es síntoma de una sociedad autocomplaciente...Y la reflexión grupal me indica que es así.

Tanto los profesores de niveles básicos como medio son los motores del interés en el conocimiento.

El argumento de la crisis que vive la sociedad en general no es nuevo y más bien es una constante. Si hacemos un poco de historia, la época en que Darwin desarrolla su teoría de la evolución la Inglaterra Victoriana y el mundo europeo presentaba una serie de grandes crisis derivadas de su exptansión. El momento que vive Einstein no es mejor..una guerra mundial-

¿Entonces cual es el problema?....Parece que simplemente nuestra auto complacencia asociada a que los otros son responsables ...No yo!

En realidad uno es responsable de lo que hace, pero también de lo que dejamos de hacer.

Hemos pensado a través de la Universidad realizar un programa de formación de un semestre en Pensamiento Científico y Educación: metodologías y didactica, orientado a profesores y estudiantes, pero requerimos vuestra opinión...El conocimiento se construye de forma democrática.

Denos su visión

Gracias

lunes, 26 de mayo de 2008

El problema de la Educación...¿una pregunta mal formulada?


“Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad”

Sabido es que la educación en su contexto general viene experimentando en los últimos decenios una caída en la "calidad" de contenidos, no en la cantidad de materias, situación que se refleja en el bajo nivel de pensamiento de nuestros estudiantes, no sólo a nivel de la enseñanza básica y media, sino que también a nivel de las universidades. Baste con mencionar el desconocimiento general que existe sobre historia a todos los niveles de estudios. Por ejemplo, la evolución como fundamento central en la biología, no esta adecuadamente desarrollado en los diferentes niveles educacionales, tanto de enseñanza básica como media. De hecho parece que existe una cierta resistencia a abordarla a nivel del aula. Todo lo anterior se traduce en que la ciencia a nivel de formación, tanto en estudiantes como profesores, es abordada como un conjunto de conceptos desarticulados y no integrados con disciplinas como la física, la biología o la química.

¿Por qué sucede esto?,.... por muchas razones argumentan los especialistas: socioculturales, políticas, generacionales, de equidad, económicas, etc. Pero ninguna de ellas por separado o en conjunto permiten comprender lo que sucede. ¿Por qué?

Una reflexión al respecto nos permite plantear que tal vez el problema esta mal planteado, y no obedece a un problema de malas políticas, sino que de manera más profunda nos equivocamos y seguimos errados en ver el real problema.

Vemos esto!... Albert Einsten (1879-1955) decía:

“toda nuestra ciencia comparada con la realidad, es primitiva e infantil… y sin embargo es lo más preciado que tenemos”

De este comentario uno puede reflexionar, entre muchas posibilidades, lo siguiente:

Acaso la educación no surge de cada avance que realiza la ciencia a lo largo de la historia. Desde las matemáticas, de la química, de la biología, de la física. Pero pareciera que la educación no tiene que ver con esto, y sólo se extraen e incorporan a los programas formativos de los estudiantes solo conceptos (muchas veces ya obsoletos). No se les enseña a construir relaciones, tan sólo a repetir conceptos.

Dicho de otra manera la ciencia es la base de la educación que se transmite a través del lenguaje, pero se no se integra de forma real. Ejemplo de esto…LOS CONCEPTOS NO SE DISCUTEN! YA ESTÁN DEFINIDOS. TANTO PROFESOR COMO ALUMNO DEBEN APRENDERLOS, NO CUESTIONARLOS. Empero esto, les exigimos creatividad a nuestros estudiantes, pero limitada, ya que lo establecido es ley!... Más aún el método científico respalda esta situación cuando se utiliza como un subterfugio mal empleado, "de acuerdo a los paso del método"... Pero memorizar las etapas del método no es educación en ciencias y mucho menos la capacidad de usarlo.

Falta el paso clave…capacitar al estudiante en el desarrollo del pensamiento científico en forma constante. Sin embargo, si evidenciamos que los estudiantes además no leen bien y por ende no presentan comprensión de lectura cualquier intento terminara en fracaso.

Esto implica reformular la pregunta del ¿Por qué anda mal la educación?, ya que formulamos la pregunta equivocada . Una primera aproximación a repensar el tema sería comprender que la ciencia es la base común de cualquier programa de educación, y que su enseñanza no es para una elite, sino que es una necesidad central de nuestra sociedad.

Pero debemos considerar que aprender requiere no sólo de una adecuada planificación y evaluación, sino que de dedicación del profesor y del estudiante.

Como estamos en esto!

Carl Sagan en su libro “El Mundo y sus Demonios” aborda el tema de la educación, especialmente en la dedicación de horas. Veamos: el años escolar en los Estados Unidos tiene 180 días, comparado con Korea que destina 220 días; Alemania con 230 días y Japón con 243.

Muchos dirán en este momento, ¡es un tema de recursos!, pero estos países presentan niveles de inversiones similares, pero con resultados marcadamente distintos. ¿Se imaginan cual de estos países genera más científicos y nuevos inventos?, Japón!!

Un dato más. En cuatro años de instituto superior los estudiantes de Estados Unidos dedican unas 1.500 horas aproximadamente a las matemáticas; Japón, Francia y Alemania dedican casi el doble.

¿Cual será nuestra realidad?, ¿Cuanto tiempo efectivo dedican nuestros estudiantes?